COAG-ASTURIAS

COAG-ASTURIAS, en su calidad de Organización Profesional Agraria, ha sido beneficiaria de una subvención, para sufragar gastos de funcionamiento, procedente de la Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca del Principado de Asturias

Presupuestos 2014 El presupuesto de Agroganadería se reduce en más cinco millones de euros

“Desde COAG-Asturias, comprobamos con indignación la falta de consideración del Gobierno Regional hacia un sector estratégico, como es el agrario y la constatada y continuada humillación hacia los hombres y mujeres del campo asturiano, prueba palpable de

COMPARECENCIA EN LA JUNTA GENERAL DE PRINCIPADO DE COAG-ASTURIAS POR LOS PRESUPUESTOS DEL AÑO 2014.

Buenos días y ante todo, muchas gracias por invitarnos a esta comparecencia sobre el Proyecto de Presupuestos del Principado de Asturias para el año 2014.

Señorías, conocer el contenido del documento produce a nuestra Organización Agraria una profunda desolación. Si el pasado ejercicio la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos ya sufría un recorte presupuestario del 30%, en 2014, va a mas, profundizándose los recortes, rebajando, en nada más y nada menos, que en cinco millones de euros la aportación del Principado de Asturias al sector agrario, sector productivo de la economía real que, a pesar de la dificultades, sigue generando empleo, manteniendo vivo el medio rural y en impecables condiciones este paraíso natural que tan buenos resultados proporciona a la economía en general en nuestra Comunidad Autónoma.

Desde COAG-Asturias, comprobamos con indignación la falta de consideración del Gobierno Regional hacia un sector estratégico, como es el agrario y la constatada y continuada humillación hacia los hombres y mujeres del campo asturiano, prueba palpable de la nula importancia que se nos otorga en el conjunto de la economía asturiana.

Resulta paradójico comprobar como en los objetivos que se plantean para la Consejería de Agroganadería, concretamente en el apartado de desarrollo rural, diga que es necesario “proteger los espacios rurales, aplicando prácticas sostenibles de gestión rural que contribuyan a reducir los riesgos de abandono en las zonas de montaña....

Por un lado se reconoce que es necesario proteger el medio rural y reducir los riesgos de abandono, que por cierto, no es un riesgo si no una triste realidad, y por otro se haga patente un recorte del calibre del que hoy nos lamentamos. ¿Cómo es posible tal dosis de incongruencia?





Vayamos a temas concretos y sobre todo sangrantes: desde 2012 venimos asistiendo a una imparable reducción del presupuesto destinado al contrato territorial de explotación, para el 2014 se prevé una nueva reducción del 17 %.
Vendido en su momento, como la tabla de salvación de sector agrario, y que, seguramente pudo haber sido, la realidad es que los ganaderos asturianos estamos viendo reducidas año tras año las ayudas que venimos percibiendo, tales como Indemnización Compensatoria de Montaña, Ayudas Agroambientales, Red Natura, pero más grave, sin duda, resulta el hecho de que las nuevas explotaciones agrarias, esas que han tenido la valentía de apostar por un futuro en el medio rural y con ello generar empleo y riqueza, se les impide el acceso a estas ayudas, precisamente, por falta de presupuesto.

Por otro lado, en este año 2013 se han denegado, por falta de crédito presupuestario 226 expedientes de planes de mejora de las explotaciones agrarias, actuaciones imprescindibles para que nuestro sector salga del oscuro pozo donde está sumido. Pues bien, el presupuesto destinado a esta partida se congela, y hacerlo con unas inversiones productivas como lo son estas, resulta del todo incomprensible.

Otra partida que se reduce de forma muy importante es la destinada al apoyo a los seguros agrarios, con una reducción del 46,15% que imposibilitará que muchos agricultores y ganaderos podamos asegurar nuestras explotaciones ante el elevado coste que alcanzará dicho seguro. Este brutal recorte deja al sector abandonado a su suerte sin una adecuada red de seguridad que garantice unos mínimos de renta.

Con el dinero destinado a pagar los daños de la fauna salvaje, aunque sea una partida ampliable, nos volvemos a quedar helados, si solamente de daños del lobo, se han tenido que pagar más un millón de euros ¿qué piensan hacer de nuevo con 850.000 euros? Nuestra maltrecha imaginación y como soñar no cuesta nada, nos lleva a pensar que, en realidad, se adoptarán las medidas necesarias para que los daños disminuyan, que es lo que los ganaderos queremos por encima de todas las cosas. Únicamente así, entenderemos que se mantenga la partida destinada a este capítulo.

Pero a día de hoy la realidad es otra bien distinta y una vez más los ganaderos seremos quienes paguemos las consecuencias de las políticas proteccionistas de quienes no han comprendido aún que si hay paisaje y lo que ello conlleva, es porque aún hay ganaderos.

Cuando en el medio rural solo quede maleza no será necesaria ninguna partida y desde luego no hacemos esta valoración a años vista, esto está más cercano de lo que quisiéramos muchos.

Señorías estos presupuestos, dejan patente la curiosa fórmula ideada para reducir los riesgos de abandono del medio rural y sobre todo la consideración e importancia que se otorga a una Consejería con el tercer presupuesto más bajo y que hasta en la agenda de la Comunicación está en la última hoja.

La decepción de COAG-Asturias con estos presupuestos es dolorosa por la falta de apoyo al sector agroganadero asturiano a las puertas de su completa desaparición.

Muchas gracias.

Curso de manipulador de productos fitosanitarios
Revista
COAG