COAG-ASTURIAS

COAG-ASTURIAS, en su calidad de Organización Profesional Agraria, ha sido beneficiaria de una subvención, para sufragar gastos de funcionamiento, procedente de la Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca del Principado de Asturias

COMPARECENCIA DE MERCEDES CRUZADO EN LA JUNTA GENERAL DE PRINCIPADO DE COAG-ASTURIAS. PROYECTO DE LEY DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS DEL IMPUESTO SOBRE LAS AFECCIONES AMBIENTALES DEL USO DEL AGUA.

Señorías, sé que no les sorprenderé si les digo que el sector agrario no puede más, de manera que, en representación de COAG-Asturias, voy a pedirles encarecidamente que tengan la cordura y sensibilidad necesarias para aceptar realizar algunos cambios

Buenas tardes. En primer lugar, dar las gracias, por haber invitado a la Organización Agraria a la que represento a esta comparecencia sobre el Proyecto de Ley del Principado de Asturias del Impuesto sobre las Afecciones Ambientales del Uso del Agua, por tratarse de un asunto que está generando una gran preocupación y alarma en nuestro sector.
Es por tanto una buena ocasión para trasladar a sus señorías la misma, así como las sugerencias que desde COAG-Asturias les vamos a plantear, para introducir algunas modificaciones que nos permitan a los ganaderos asturiano quitarnos “esta espada de Damócles” que ahora mismo supone este Anteproyecto de Ley para nuestro sector.

La última vez que fuimos invitados a esta Cámara, con motivo de la Comparecencia por la Ley de Presupuestos del Principado de Asturias, ya expresamos nuestra incredulidad ante la pretensión recaudatoria que suponía esta nueva ley ya que la previsión de ingresos que figura en los mismos alcanza los 56, 5 millones de euros y nos inquieta que parte de ellos se pretendan obtener de los agricultores y ganaderos asturianos.

Manifestamos entonces nuestro desacuerdo por lo injusto e intolerable de pretender cobrar por un servicio del que la mayoría de los habitantes del medio rural no disponen y expresamos hoy una vez más, nuestro profundo rechazo a que se siga culpando en forma de impuestos a los ganaderos asturianos de ser la bestia negra del medio ambiente. Cuando es todo lo contrario, esta Asturias verde y cuidada que se vende como un paraíso natural, lo es gracias a los hombres y mujeres del campo que lo trabajamos y lo cuidamos, porque, entre otras cosas, es de donde sale nuestro sustento diario.


En las zonas donde ya no existe actividad agraria el paisaje es distinto, bien lo saben sus señorías: matorral descontrolado, incendios y desolación, creo que no puedo ofrecerles una prueba mejor.
Pero desconozco la razón por la cual los responsables del Medio Ambiente de esta Comunidad Autónoma y algunos otros responsables políticos dan el visto bueno a explotaciones minerales que dejan unos residuos con una alta carga contaminante y dejan unas huellas en el paisaje irrecuperables y en cambio exhiben un celo excesivo cuando del medio rural se trata.
Los que nos dedicamos a esto de producir alimentos, nos levantamos cada día dispuestos a una nueva heroicidad, todos los insumos se han disparado, nuestros productos se cotizan como hace 20 años, el SEPRONA nos llega a casa a las 8 de la mañana, como si fuésemos vulgares delincuentes, el lobo nos ha matado alguna vaca, se ha cargado al perro que las vigila, y el resto se han llevado las alambradas por delante escapando, pero al parecer, la culpa es nuestra porque no cuidamos bien el medio.

Señorías, sé que no les sorprenderé si les digo que el sector agrario no puede más, de manera que, en representación de COAG-Asturias, voy a pedirles encarecidamente que tengan la cordura y sensibilidad necesarias para aceptar realizar algunos cambios en este proyecto Ley, ya que en caso contrario sería una evidencia de que a sus señorías nuestro sector no les importa nada.

Como les he dicho, este impuesto es inaceptable en sí mismo por las razones antes expresadas, por lo tanto, señorías, lo que procede es que la exención del Impuesto sobre las Afecciones Ambientales del Uso del Agua se aplique a todos los ganaderos asturianos de oficio, sin necesidad de solicitar la exención que se propone, porque si de algo vamos sobrados los ganaderos es de burocracia y papeleo.

De manera que el redactado del artículo 6, punto 1, apartados a y b, proponemos que queden de la siguiente manera:

a) “Disfrutarán de exención de oficio del impuesto los consumos correspondientes a los siguientes usos: La utilización que hagan los agricultores de agua para regadío”.

b) “Disfrutarán de exención de oficio del impuesto los consumos correspondientes a los siguientes usos: La utilización de agua en la actividad ganadera”.

Queda claro señorías, que los vertidos que se generan en las explotaciones no pueden ir a la red de alcantarillado por tres motivos:
Primero, porque en la mayoría de los pueblos no existe este servicio.
Segundo, porque en el caso de que existiese la propia normativa lo prohíbe.
Y tercero y último, porque dichos vertidos son imprescindibles para el abono de las fincas y así garantizar su productividad.
Gracias a esta labor que solo realizamos los ganaderos y agricultores asturianos es como se mantiene la Asturias verde que es nuestra principal seña de identidad.

Señorías, apelamos y casi suplicamos su comprensión, la situación del sector es límite y no pedimos nada fuera del sentido común.

Muchas gracias por su atención.

Curso de manipulador de productos fitosanitarios
Revista
COAG